, , , , ,

El cazador que mató la Navidad

Navidad, Navidad, dulce Navidad. Aún no ha llegado la Nochebuena y ya hay quien se está encargando de cargarse el espíritu navideño. Y no es un cualquiera, sino el mismísimo Rémi Gaillard, que tiene para todos, Papá Noel y renos incluidos. ¿Qué opinará el sindicato de espíritus navideños del atroz atentado que puede verse representado en esta broma de cámara oculta? ¿Qué dirán las asociaciones defensoras de los derechos de los animales de semejante acto de salvajismo? El pobre Santa Claus se queda sin renos y los niños del mundo sin regalos, menuda tragedia. Y nuestro amigo el gordo panzudo lamentándose de que ya no puede uno ni siquiera desahogarse un momento en un sitio despoblado (en apariencia).

Y aunque luego no es lo que parece (y de eso se trata esta otra broma de cámara oculta) también de desahogarse va la cosa en este segundo vídeo de hoy. No por casualidad los bromistas de turno se dedican a hacer las travesuras justo enfrente de agentes de policía, que enseguida se escandalizan y se dirigen hacia el presunto infractor, dispuestos a esposarlo bajo acusación de escándalo público y delito sexual. Peeeeeero, resulta que todo es producto de la mente sucia de los propios agentes de policía y de la picardía de los bromistas, que se quedan una y otra vez con los pobres polis. Algunos se ríen cuando descubren el pastel, otros no tanto, pero al final estos amigos siempre acaban saliendo indemnes. O al menos si algún intento salió mal no hemos conseguido verlo en el vídeo final, pero de todas formas este tipo de cosas son las que suelen tentar a la suerte hasta que en una de esas veces acaba saliendo el tiro por la culata, en forma de policía sin escrúpulos de los que suelta el sopapo antes de preguntar, o de padre escandalizado que hace un placaje en mitad de la calle para ocultar tan obscena visión de la vista de sus hijos.

Consigue aquí tu cámara oculta y graba tus propios videos.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *