, , , ,

El macaco feliz

¿Quieres ver un ejemplo de pura y sincera felicidad? Pues mira la reacción de este diminuto macaco al volver a encontrarse con su dueña después de un tiempo separados. Aunque por los chillidos que emite parezca que le están sometiendo a una tortura, en el fondo son gritos de gozo y frenesí desbocado. Solo le falta empezar a hablar y regañar a su madre adoptiva diciéndole «¡no me des mas estos sustos!»

Consigue aquí tu cámara oculta y graba tus propios videos.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *