Atentos todos al muchacho que sale entre el público en este pequeño concierto de metal extremo. No se sabe si por efecto de algún mejunje bebido, fumado o introducido por cualquier vía, o por simple efecto de la música, este chaval empieza a golpearse él mismo repetidamente. Así, a lechazos contra uno mismo. Para sentir más la violencia musical, suponemos. ¿Estamos ante una nueva moda en ciernes? ¿Se pondrán de moda los mosh-pit antisociales? Hagan apuestas.

Consigue aquí tu cámara oculta y graba tus propios videos.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.