, , , , ,

Joaquín reyes imitando al Pequeño Nicolás y a Pablo Iglesias

Joaquín Reyes está que lo peta. Bueno, en realidad siempre lo ha petado desde que empezó a despuntar con La Hora Chanante y sus compañeros de correrías. Pero desde que está colaborando en el programa de El Gran Wyoming no deja de clavarlo con sus imitaciones, tanto por sus caracterizaciones como por los guiones en sí mismos. Pero aunque tenga mucho mérito hacer todo esto para una audiencia de millones de personas, lo cierto es que la actualidad se lo pone fácil. Reconozcámoslo. En ningún país de nuestro entorno es tan fácil hacer humor como en España, porque los propios políticos lo ponen tan a huevo que es difícil no encontrar fuentes de inspiración. Aunque en el fondo sea para echarse a llorar…

Por ejemplo, el asunto del Pequeño Nicolás. No digáis que no es de película de Hollywood o de comedia española de los primeros 80,con Pajares y Esteso. Según se mire. Pero no digáis que no es una historia magnífica, con su pizca de misterio, intriga, humor, ambición, espionaje, maletines de billetes, pechotes y trama política. ¡Es que lo tiene todo, oiga!

Pero no todo a va a ser criticar o parodiar a los que están a un lado de la trinchera. Aquí no se salva ni el insigne «faro del proletariado», como dice el propio Joaquín Reyes. No hablamos de otro que de Pablo Iglesias, el tertuliano-presentador-profesor-nueva-esperanza-blanca-de-la-izquierda, que no deja de salir en la tele desde hace un par de año y va encaminado hacia las elecciones generales como un tiro. Pero lo importante de todo es lo que ya sabéis… ¿Realmente se compra la ropa en el Alcampo? ¿Se va a cortar la coleta si llega a ocupar un escaño del Congreso? ¿Se volverá a poner el piercing si gana las elecciones, dando la espalda a sus asesores de imagen y comunicación?

Sea como sea, el bueno de P. I. también tiene motivos más que sobrados como para inspirar una parodia (o las que hagan falta). Además su imagen da pie a ello, empezando por la coleta y siguiendo con su mirada, profunda, penetrante y natural, sobre todo muy natural. Como si no estuviera mirando a cámara.

Consigue aquí tu cámara oculta y graba tus propios videos.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *