, , ,

La felicidad del rebelde

No hay nada como la sensación de romper la normas, de saber que estás haciendo en teoría lo incorrecto. Seas humano o perro, esa sensación de paladear el peligro y desobedecer a los superiores nos pone como las motos, y aquí tenemos un buen ejemplo de ello. En este vídeo se ve cómo el dueño instala una cámara oculta para comprobar el comportamiento de su mascota, que tiene prohibido subirse a la cama. Pues bien, en cuanto se cierra la puerta y el perro comprueba que no hay peligro, comienza su particular festival. No se puede ser más feliz, compruébalo con tus ojos.

Consigue aquí tu cámara oculta y graba tus propios videos.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *