Todo padre, de vez en cuando, le juega una bromita a su hijo o hija. Tal vez, en este caso, se le ha ido un poco la mano. Eso lo decidirán ustedes. Observen la reacción del pobre niño y me dirán. Sólo falta esa legendaria tonada de la película Tiburón y está completo.

Consigue aquí tu cámara oculta y graba tus propios videos.
2 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.