Se trata de un comercial de la empresa Volkswagen. El pequeño alemán es un fanático (en extremo) de la saga Star Wars. Su entrenamiento para hacer uso de la fuerza no parece dar muy buenos resultados.  Y el padre piensa «¿Por qué no darle una manita?» El resultado es para morir de risa.

Consigue aquí tu cámara oculta y graba tus propios videos.
2 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.