, , ,

Sáquenme de aquí

Le puede pasar a cualquiera. Vas caminando por la vida, sin pausa, pero sin prisas procurando no hacer ruido, vestido con una sonrisa, sin complejo ni temores y cantando rumbas de colores, cuando de repente te quedas encajado en mitad de la acera y sin que nadie pueda sacarte de allí. Y lo que es peor aún: que aunque estés atascado no puedas evitar la sensación de estar corriendo constantemente. ¿Raro? Pues tiene su explicación, ya verás.

Consigue aquí tu cámara oculta y graba tus propios videos.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *