No hay nada como un buen amigo. Un buen amigo que te haga una jugarreta o que se ría de ti. O un buen amigo del que vengarse y gastarle el susto de su vida, como en este caso. Merece la pena ver esta broma de cámara oculta, con una escena que bien podría haber salido de una película de terror japonés. A ver ahora quién es el guapo que vuelve a meterse con este pequeño terrorista en potencia. ¡Ya hay que tener mala idea!

Consigue aquí tu cámara oculta y graba tus propios videos.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.