, , , , ,

Vendedor a domicilio

Y seguimos en plan reivindicativo con este corto de humor de Tato, que esconde una moraleja final de esas que no sabes si te provocan risa o llanto. Piénsalo la próxima vez que un vendedor a domicilio llame a tu puerta. ¡Solidaridad, hermano! El siguiente podrías ser tú, a menos que hagas como Tato y dejes tu vida encarrilada perfectamente. O algo así.

Consigue aquí tu cámara oculta y graba tus propios videos.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *