, , ,

Cómo regular el caos sin rotondas

Para todos aquellos que echan sapos y culebras por la boca cada vez que se cruzan una rotonda cuando van en coche, aquí va una demostración práctica de para qué sirven. Efectivamente: para regular el absoluto caos que puede formarse cuando en una intersección se cruzan dos vías con varios carriles y cientos de coches. Lo raro es que de alguna forma los conductores se las apañan para no darse ni un solo golpe, aunque parezca milagroso. Merece la pena ver el vídeo, sin duda.

Consigue aquí tu cámara oculta y graba tus propios videos.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *